Existen momentos especiales que se viven una vida en un instante, ese momento, lo quiero vivir hoy contigo.......... Primavera ©

jueves, 24 de junio de 2010

Este Jueves Relato: Recuerdos........


El Héroe de una niña atemorizada


Desde bien pequeña así siempre recuerdo a mi padre.....como superman, siempre a mi rescate, como es alto, creía que cuando me sujetaba volaba...también reconozco que era porque él siempre mantenía esa llama de ilusión en mi, sobre todo aquellas noches de intensas pesadillas que me tuvieron años dando mucha guerra por la noche, mi padre asumió, porque cuando veía a mi madre lloraba...." papa papa que venga papa".......que cuando lloraba su hija el único que sabia calmarla era él, desde que entre lloros le decía.... "papa tu puedes con todos los monstruos"....., me dijo....."si hija los venceré, soy fuerte, mucho",,,,,"no dejaras que me lleven ehh"...me dijo que no...sabia que seria así , allí estaba siempre cuando me despertada de las pesadillas, . protegiendo a esa niña débil que necesitaba esos brazos amorosos que nunca me fallaron...no le importo jamas despertar, ver el reloj pensar que le faltaba dos horas o tres para levantarse...allí estaba hasta que su hija volvía a dormirse plácidamente....o por seguir a mis dos hermanos quería hacer lo mismo me subía a los árbol, escalar un poco mas un poco mas, hasta que veía lo alto que estaba, era cuando llorando llamaba a mi padre, venia corriendo, en aquel entonces no lo veía así..volaba como superman..al ver que estaba demasiado alto venia con la escalera...no la veía..solo veía que acudía volando consolando a su hija, no había regañinas, solo me decía no te vuelvas a subir...pero siempre me metía en líos pero jamas dejo de acudir a consolar a una hija que siempre lo necesito.
Siempre me acuerdo de todo esto porque sin el, mi vida de niña hubiera sido mas dramática por esos miedos que mantuve tantos años pero que cuando me iba a dormir sabia que velaba mis sueños superman y jamas dejaría que ningún monstruos se llevara a su hija....así es como siempre vi a mi querido papa...

el héroe de una niña atemorizada......

Primavera

derechos reservados ©

Aishiteru

15 comentarios:

Gladys Pacheco Leiva dijo...

Querida primavera me enternecio tanto tu
relato pues para mi tambien mi padre siempre estubo ahí para mi y ahora el tiene90 años y soy yo su salvadora que siempre está con el.
gracias por compartir tan bella historia.
Cariños que estes muy bien.

maria jose moreno dijo...

Primavera, que feliz serias con un superman a tu lado. es cierto, nuestros padres son nuestros heroes de la niñez, los que nos protegen y calman. Si has podido relatar esto tan hermoso es porque él calmó tus ansiedades y te ayudó a ser lo estupenda que eres.
Un beso

Fernando dijo...

Es fantástico tener un padre así, y me encanta además que lo sepas valorar de ese modo. Mi padre no fué nada de eso; y es por esa razón que yo intento ser para mis dos hijos todo lo que yo deseé para mí mismo. Es fabuloso sentirse ese "Supermán" para los tuyos; pero del mismo modo, estoy seguro que él está contentísimo con una hija que lo sabe valorar así: No dejes de hacerlo nunca.
Respecto a tu comentario en mi blog; sí que eché de menos varios comentarios, entre ellos el tuyo, por supuesto no es cosa mía. Mil gracias por enviarme otro después.
Un beso.

M. Angel dijo...

Hola Primavera, que bonita historia, tierna, dulce y llena de cariño entre padre e hija

Los padres hacemos todo con tal de ver a nuestros hijos felices.

Abrazo sincero
M. Ángel

alfredo dijo...

Supongo que cada uno de los dos padres tiene su particular papel de Superman y los vemos crecidos, protectores, héroes al fin y al cabo.

Muy tierno e intimista relato.

Besos

mar dijo...

Que bonito primavera.
Me ha enternecido mucho tu relato, si es que cuando somos niños nuestros padres son todo nuestro mundo, claro que después se nos pasa en la adolescencia y en la madurez volvemos a darnos cuenta de todo lo que nos han dado.
Un beso de Mar

Susurros de Tinta dijo...

El más fuerte, el más alto, el más listo, el más guapo, si, es cierto, un super héroe es el padre cuando somos pequeñas, dicen que todas tenemos como ideal de hombre a alguien parecido a nuestro padre, es cierto, me ha gustado tu relato y ahora que no nos escucha nadie, jeje, pásate de nuevo por casa de Alfredo y vuelve a releer su relato... miles de besossssssssssss.

Ardilla Roja dijo...

Fuiste una niña con mucha suerte, Primavera.

Cuando yo hacía alguna trastada, no sólo no me rescataba Superman si no que me llevaba un buen sermón, amén de algua bofetada.

Un saludo :)

panteraenlanoche dijo...

Bonita reflexión,eres como yo,me recuerdo de tantas cosas bonitas,nuestra familia dispuesta a protegernos, protección que a veces necesitamos en nuestra vida de adultos, esos brazos fuertes que nos agarren protegiendonos ,abrazandonos.
Bonito post con bonitos sentimientos.
Besos de pantera en la oscuridad.

Maat dijo...

Hola Primavera.

Nos has regalado un relato precioso, cargado de cariño y ternura. Te he imaginado durmiéndote sin perder ojo hacia tu padre, que pacientemente te cuidaba hasta que te tranquilizabas.

Son unos recuerdos bellísimos.

Un abrazo.

Maat

angel dijo...

Sencillamente "Fantástica" entrada, amiga Primavera.

Bikiños. Ángel.

CAS dijo...

Valioso y emotivo recuerdo de un papá enorme. Crecemos de cuerpo pero el alma sigue siendo niña y esos recuerdos nos rescatan muchas veces de momentos difíciles.
Un abrazo.

ANTARES dijo...

Que bonito, me emocionaste con este homenaje a tu padre, ese heroe, que te protegía y siempre estaba ahí cuando lo necesitabas...mi padre tambien es y fué mi heroe y nunca se lo agradeceré lo suficiente.
Un besos a todos esos heroes que dan alegría a nuestras vidas.
un besito

Tésalo dijo...

De esos líos a que has hecho referencia, imaginarios o reales... yo también busco a quien me saque. Y me haya dado la confianza suficiente.
¡Tu vèrtigo, no existe!
Algún día, de mañana, si abro mis ojos alegañados tras el sueño, habré descubierto por lo demàs, mis propias alas.

Tésalo

Pepe dijo...

Hola Primavera. Me ha gustado enormemente tu relato y me ha hecho retroceder a mi infancia. Mi padre no era tan protector, pero toda su vida la pasó luchando duro, muy duro, por dar a sus siete hijos lo mejor de lo mejor. No solía manifestar su enorme dulzura, su gran humanidad, pero salía a flote con frecuencia aún a su pesar, pues ya te digo que no le gustaba mostrar sus "debilidades".
Un abrazo.